Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso del sitio web con tus preferencias sobre la base de un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Política de cookies

El mundo del teatro es muy extenso, por ello, podemos encontrar una amplia gama de categorías y disciplinas diferentes. Entre todas ellas está la Improvisación Teatral, una disciplina escénica que puede ser utilizada con diferentes fines:

  1. Para crear una obra de teatro partiendo desde cero, desde situaciones planteadas, gracias a la creatividad de los propios actores y sin necesidad de un guion previo. El texto se irá fijando posteriormente, gracias a las escenas creadas mediante la improvisación.
  2. Para crear las diferentes escenas que componen una obra de teatro, partiendo del propio texto. Es decir, los actores sí cuentan con un guion previo, pero improvisan las diferentes situaciones para crear la puesta en escena de la obra de teatro.
  3. Para ofrecer al público la oportunidad de vivir un espectáculo único, en el que todo es creado ante sus ojos, en ese mismo instante, y será una historia única que no volverá a suceder (podrá existir una parecida, pero nunca esa misma). En este artículo nos centraremos en este último punto: El espectáculo de «Impro» o Improvisación escénica.

Al no partir de un texto en la improvisación, los artistas deben poseer una gran capacidad imaginativa, rapidez mental, espontaneidad y creatividad. Los diálogos, el movimiento escénico, la creación de los personajes, la conexión y la escucha entre ellos… todo se crea en escena, en ese mismo instante, con el cuerpo y la mente de los actores como únicas herramientas de trabajo.

Lo que hace tan atractiva la improvisación, es su capacidad para sorprendernos en el momento más inesperado, además de saber que estamos viviendo un momento único e irrepetible. El actor es dramaturgo, director y actor al mismo tiempo, creando lugares, personajes, diálogos y situaciones extraordinarias.

Jamming Sessions y La Golfa de Jamming en el Teatro Maravillas Meléndez | 2023 | Madrid Free
Jamming Teatro en sus Jamming Sessions, compañía de Improvisación Teatral

Historia de la Improvisación Teatral

Existen diferentes géneros teatrales que basan su técnica en la improvisación, tales como el clown, la comedia del arte, el café-teatro o, a menudo, el conocido como teatro de calle.

En cuanto al origen de la Improvisación Teatral, podría remontarse al periodo que corresponde entre el año 1500 y el 1700, en Italia, con la mundialmente conocida Commedia dell’arte (Comedia del Arte), donde los espectáculos se desarrollaban en plena calle, partiendo de unos personajes predefinidos (Arlequino, Colombina, Pantalone, Il Dottore, Polichinela, Innamorati, Brighella, Capitano...) y utilizando técnicas como la mímica, las máscaras e incluso acrobacias.

La improvisación moderna, tal y como hoy en día la conocemos, viene directamente de los juegos teatrales que Viola Spolin y Keith Johnstone realizaban durante las décadas de 1940 y 1950.
Viola es, sin duda alguna, una de las figuras académicas del mundo de la interpretación más reconocidas del siglo XX. Contribuyó a crear diferentes técnicas artísticas con el objetivo de ayudar a los actores a centrarse en «vivir el presente», es decir, realizar su trabajo centrándose en ese mismo momento que está sucediendo, aportando la verdad más absoluta a la intención y el comportamiento de sus personajes, en las situaciones que están viviendo. Esto lo consigue a través de la improvisación, tal y como ocurre en la vida real, donde nada de lo que nos sucede está predefinido o preparado con anterioridad.
Viola Spolin bautizó a estos ejercicios como «Juegos de Teatro«, los cuáles formaron el primer cuerpo de trabajo, referente para posteriores directores y actores del teatro de improvisación.

El gran referente teatral Konstantin Stanislavski también utilizó mucho antes (1890 aproximadamente) la improvisación para diferentes audiciones, para selección de actores y posteriores entrenamientos actorales.

Viola Spolin – Smashing Times
Viola Spolin, creadora de los Juegos Teatrales

«Lo que aún no se sabe sale de lo que aún no está aquí»
Viola Spolin

Técnicas de Improvisación Escénica

Gracias al Teatro de Improvisación, los actores pueden crear distintas situaciones o historias sin necesidad de tener un guion preestablecido. Existen diferentes técnicas y tips que ayudan a trabajar y mejorar las habilidades de los artistas creadores, pero sin duda alguna hay dos cualidades que son imprescindibles: la escucha activa y la aceptación de las ideas.

Es importante, para alcanzar el éxito en una improvisación, que los actores trabajen juntos, con un mismo objetivo, estableciendo un ambiente colaborativo y de confianza. Deben ser capaces en todo momento de adaptarse a las propuestas que los compañeros realicen, aceptarlas y alimentarlas. La escucha entre los intérpretes es esencial.

A continuación hablaremos de diferentes técnicas y consejos que los actores pueden utilizar para sus creaciones:

  • Escucha activa: es fundamental en cualquier improvisación que todos los creadores presten absoluta atención a sus compañeros de escena, los observen atentamente para identificar cuáles serán sus intenciones y escuchen minuciosamente todo lo que digan, y lo que no. Son tan importantes las palabras como los silencios. Siempre deben estar dispuestos a responder a las propuestas que reciban, tanto con la palabra como con el movimiento, construyendo así la escena, juntos.
  • Aceptación: otro pilar fundamental en la improvisación. Todo actor debe aceptar cualquier propuesta que sus compañeros realicen y alimentarla, trabajar con ella. Es muy importante que, cualquier situación o acción que se proponga en la escena, se acepte. En el momento en que una propuesta sea negada por cualquier actor, la escena cae por completo, perdiendo su veracidad. El artista debe estar dispuesto a correr riesgos y experimentar con ideas nuevas, incluso cuando no sepa mucho sobre el tema propuesto.
  • Aportación y reacción: además de la importancia de la aceptación, también es necesario aportar ideas nuevas. Todo actor/creador debe ser capaz de proponer ideas, comenzando una historia desde cero, aportando nueva información a las propuestas planteadas por otros compañeros o reaccionando a la información que de estos recibe, tanto verbal como física.
  • Creación del personaje: el personaje se irá creando, en la mayoría de casos, a lo largo de la escena. Pero es importante asumir y retener toda la información que damos acerca del personaje y mantenerla a lo largo de la escena. Por ejemplo, si el personaje comienza hablando con acento andaluz, debe permanecer así hasta el fin de la escena (a no ser que se decida lo contrario de forma consciente y justificada).
  • Consciencia del espacio: es importante tener en cuenta cómo es el espacio físico en el que trabajan los actores, pero también prestar atención al espacio imaginativo que el grupo de improvisación va creando. Por ejemplo, si uno de los actores simula que abre una puerta en la esquina del escenario, el resto del elenco debe tener claro que en ese lugar existe una puerta que nos lleva a algún sitio, y esta debe permanecer durante toda la escena. Del mismo modo, si uno de los actores describe el lugar en el que se encuentran, el resto del elenco debe aceptarlo y utilizar el espacio en coherencia con la propuesta. Ejemplo: si uno de los actores hace ver al resto que se encuentran en la Luna y comienza a andar de forma lenta, todos los demás tendrán que unirse a la propuesta.
  • Creación de la historia: aunque la historia que se crea y se cuenta no tiene por qué ser lógica o realista, sí debe mantener una coherencia y veracidad, consiguiendo así que el espectador sepa qué está pasando y genere intriga, que quiera saber más. Esto implica que factores como la escucha, la aceptación y la aportación de nuevas ideas, estén siempre presentes.
  • Trabajar en un mismo código: en comunión con el resto de tips, es importante identificar rápidamente el código en el que comienza a crearse la escena y unirse a él. Es decir, si un compañero comienza la escena impostando la voz y creando un personaje muy antinatural, el resto de actores debe identificarlo rápidamente y adaptarse a él. Los códigos definen gran parte de la improvisación, ya que repercuten en el tempo, el género (dramático, cómico, clásico, trágico…), en si será una escena más realista, fantástica o antinatural, etc.

 

La comedia 'Corta el cable rojo' bate récords con más de 100 funciones consecutivas agotando las entradas
Corta el Cable Rojo – Grupo de Improvisación Teatral

Ejercicios para entrenar cuerpo y mente

Es importante trabajar la rapidez mental, la espontaneidad y la creatividad, y todas estas habilidades se pueden mejorar entrenando e improvisando con tu grupo de manera regular y constante. Existen algunos ejercicios que nos pueden ayudar a desarrollar estos aspectos, además de servir de calentamiento antes de comenzar a improvisar. Se trata de ejercicios que ayudan a mantener la concentración, nos obligan a escuchar con mucha atención al resto de compañeros y trabajamos a su vez la rapidez mental y la creatividad.

Algunos de ellos son:

  • Palabras encadenadas: cuanto más rápido se realice, el trabajo será mejor. Un actor dice una palabra y el siguiente, rápidamente, debe repetir esta palabra y formular a otro compañero una nueva palabra que comience con la sílaba por la que termina la palabra que ha escuchado. Por ejemplo, un actor dice «hueso», su compañero repite «hueso» y al siguiente le comenta «sopa», y así sucesivamente. El actor que se equivoque, quedará eliminado.
  • Antónimos: para trabajar la rapidez mental, este ejercicio es ideal. Todo el grupo en círculo, un actor lanza a otro (el que sea) una palabra, el receptor contesta al instante con un antónimo, y lanza a otro actor una nueva palabra. Si un actor me dice «malo«, rápidamente contesto «bueno» y envío una nueva palabra a otro, como «alto«, quien seguramente me contestará «bajo«.
  • Historia de palabras: en círculo, un actor dice una palabra, el siguiente repite esa palabra y añade una nueva que aporte información a una frase coherente. Finalmente obtendremos una frase completa entre todos, que probablemente nos contará una pequeña historia. Nos ayuda a la creatividad, la concentración y la memoria, al tener que repetir en tu turno todas las palabras que los compañeros han mencionado y rápidamente añadir una nueva.
  • Espejo humano: enfrentado a un compañero, tendréis que prestar total escucha y atención a todo cuanto hacéis, uno u otro. Cuando uno de los dos comience a mover alguna parte de su cuerpo, el otro tendrá que imitarlo inmediatamente. Pero esto no es todo, ambos pueden mandar y obedecer. En el momento en el que el imitador decida comenzar a mover él otra parte del cuerpo, el que proponía antes los movimientos, ahora se convertirá en el que imita, y así se irán intercambiando rolles continuamente. Un ejercicio ideal para la escucha corporal, la atención y el trabajo en equipo.
  • Creando objetos: todos los actores se dispondrán en círculo y uno de ellos creará un objeto con sus manos. Cuantos más detalles dé, la información será mucho más rica. Debe mostrar qué forma tiene, indicar si es pesado o ligero, si es afilado, suave, liso o rugoso o incluso cómo huele. Cuando lo tenga, deberá pasárselo a otro compañero (el que quiera, sin ningún orden) y este deberá recibir el objeto y convertirlo en otro totalmente distinto. Este ejercicio es perfecto para trabajar la mímica, la creación de objetos invisibles, la conexión en grupo, el trabajo en equipo y la consciencia del espacio.
  • Mini-escenas: en grupos pequeños, los actores tienen un minuto para crear una breve escena teatral, con coherencia y con un inicio, un nudo y un desenlace.
  • Congelados: dos o más actores están en mitad de una improvisación y otro compañero, que está de espectador, en un momento dado da una palmada, congelando/paralizando la escena. Todos quedan inmóviles. Así, este entra a escena, adapta una pose acorde a lo que ve y comienza una nueva escena, partiendo de esas posiciones corporales que mantienen.
  • Cambios de género: en mitad de una improvisación teatral que se trabaja en un código o género concretos (por ejemplo, un drama), en un momento dado la escena cambia totalmente y pasa a trabajarse en otro código, como la comedia.
  • Cambio de tercio: en una escena en la que un pequeño grupo de actores está trabajando, otro actor desde fuera da una palmada en un momento dado. Al escuchar la palmada, el actor que estuviera hablando debe decir lo contrario a lo que había planteado, cambiando así por completo su intención. Por ejemplo, un actor dice «me encanta oler las flores en primavera y respirar el aire fresco porque me siento libre…» y en ese momento escucha una palmada, por lo que debe cambiar el final de su frase, diciendo lo contrario y continuar su historia, por ejemplo «porque me siento esclavo, me encanta estar esclavizado en primavera…«.
  • Distintos personajes: en una escena concreta, cada x tiempo un actor debe cambiar de personaje y hacer otro totalmente distinto al que estaba interpretando. Esto hará que el resto deban adaptarse rápidamente a diferentes situaciones y entrenar así sus habilidades.

 

3 en Impro - Teatro Bellas Artes - Teatro Madrid
Impro Impar – compañía de Improvisación Teatral

Descubre los mejores espectáculos de improvisación en Madrid

La improvisación puede ser dramática o cómica, dependiendo del enfoque que se le quiera dar, pero es cierto que en la gran mayoría de ocasiones los espectáculos de improvisación están enfocados a la comedia, y la realidad es que funcionan muy, pero que muy bien.

La cualidad que tienen estos shows es que puedes verlos tantas veces como quieras y nunca te cansarás, porque cada vez verás un espectáculo totalmente nuevo. Sin duda alguna, te sorprenderás. Si vives en Madrid o viajarás a la capital, seguro que cerca de ti tendrás alguna de estas fantásticas propuestas de impro:

  • Jamming Teatro, actualmente en el Teatro Maravillas, tiene dos formatos de espectáculo. Su show semanal es el conocido como «Jamming Sessions» y te aseguramos que harás abdominales de la risa. Su otro espectáculo, «La Golfa de Jamming«, tiene lugar una vez al mes, con música en directo y un artista invitado cada vez. Algunos de los invitados que ya han pasado por este escenario han sido Chenoa, Fernando Tejero, Secun de la Rosa, Ana Morgade, Adrián Lastra, Ignatius Farray, Miren Ibarguren, Álex O’Dogherty, Pepa Rus, Daniel Guzmán, Dani Muriel o Pablo Puyol.
    La compañía, formada por Lolo Diego, Paula Galimberti, Juanma Díez y el músico Maykel R. Vannereau, lleva más de 20 años ininterrumpidos en cartel en Madrid, además de hacer giras por distintas localidades nacionales e internacionales (Milán, Roma, Berlín, Lisboa, Colombia o Chile). Más de 2.000.000 espectadores ya lo han disfrutado. Sus espectáculos se adaptan a distintos géneros, formando así parte del cartel de festivales como el Festival de Teatro Clásico de Almagro, el Festival de Teatro Clásico de Chinchilla, el Festival Iberoamericano Internacional de Teatro o el Festival Internacional de Improvisación.
    Consigue aquí tus entradas para Jamming Sessions y La Golfa de Jamming
  • Corta el Cable Rojo te espera en el Pequeño Teatro Gran Vía (EDP Gran Vía), preparados para hacerte reír, sorprenderte y flipar directamente, con historias tronchantes y disparatadas, sin parar. Carlos Ramos, Salomón y Jose Andrés, son los culpables de la existencia de este show por el que ya han pasado 180.000 espectadores.
    Consigue aquí tus entradas para Corta el Cable Rojo
  • Impropietarias traen una propuesta diferente, tratándose de una comedia musical improvisada llamada Profluencers, un show que logrará sorprenderte, sin ninguna duda. Al comienzo del show los espectadores deciden de qué serán influencers ese día y, a partir de ahí, Verónica Almeida, Anna Lamona y Eva Páez crearán pegadizas y divertidas canciones unidas a escenas interesantes, que nunca antes habían sucedido y que no se repetirán jamás. Te espera ya en OFF Latina Teatro.
    Consigue aquí tus entradas para Profluencers
  • Impro Impar ya disfruta de 12 temporadas en cartel con su show 3 en Impro, en la actualidad en el Teatro Bellas Artes, donde nos presentan un show repleto de buen rollo, un ritmo vertiginoso, música muy bailable y risas aseguradas con la comedia más loca, con la que ya han disfrutado más de 60.000 espectadores.
    Consigue aquí tus entradas para 3 en Impro
  • Impromadrid es una de las compañías más consolidadas, estables y arriesgadas del sector, especializada en improvisación teatral. Han pasado por más de 15 países de todo el mundo, han disfrutado de sus shows más de 400.000 espectadores en sus 17 producciones originales. Uno de sus espectáculos, Solo, un musical de amor improvisado, y se puede disfrutar en Teatros Luchana, representado por un único actor: Luis de Pablo.
    Consigue aquí tus entradas para Solo, un musical de amor improvisado

 

Impropietarias, compañía de comedia musical improvisada

 

Por Juanjo Pastor