Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso del sitio web con tus preferencias sobre la base de un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Política de cookies

Sin duda alguna, el género del Teatro Musical es uno de los que más ha crecido en los últimos tiempos en nuestro país y, a su vez, uno de los más exitosos y solicitados. Este es el motivo por el que podemos disfrutar de estas gigantescas y complicadas producciones. Así, después de Nueva York y Londres, Madrid se ha convertido en la ciudad con mayor número de musicales en todo el mundo. Del libreto al escenario, del genio creador al corazón del espectador, a la gran pantalla, a los premios nacionales e internacionales.

Y no es Madrid la única ciudad en la que podemos disfrutar de este género teatral, sino también en otras ciudades españolas, pudiendo destacar Barcelona o Málaga como ciudades que celebran grandes estrenos nacionales.

Si hablamos de musicales, seguramente te vengan a la mente los más icónicos, como pueden ser Los Miserables, El Rey León, El Fantasma de la Ópera o Grease, pero esto es solo el principio. El número de producciones, de mayor y menor tamaño, ha crecido en un tiempo récord, lo que nos acerca cada día más a descubrir los clásicos de Broadway como West Side Story, Chicago o Company, otros contemporáneos como The Book of Mormon o Aladdín, grandes producciones del West End londinense como Billy Elliot o novedosas creaciones españolas como El Médico, La Llamada o La Historia Interminable.

¿Nos encontramos en la Edad de Oro del Teatro Musical en España?

Hamilton – The Musical

 

¿Qué musicales nos esperan este 2024 en nuestro país?

Madrid se ha convertido en una ciudad de interés turístico nacional e internacional y, sin lugar a dudas, gran parte de este turismo viene atraído por la gran oferta cultural que ofrece la capital española. Tenemos que destacar irremediablemente en la actualidad, la oferta disponible de Teatro Musical a la que personas de toda la península desean y pueden acceder.

Así, a lo largo de este año podremos disfrutar en Madrid de grandes producciones que se mantienen en cartel como lo son El Rey León (13 temporadas en cartel), Aladdín (segunda temporada), Malinche (tercera temporada en Madrid), El Fantasma de la Ópera (un clásico renovado), Bailo Bailo (el musical con las canciones de Raffaella Carrá), Una Rubia Muy Legal (hasta febrero), Matilda (hasta febrero), Pretty Woman (basado en la icónica película), Mamma Mía! (segunda temporada en cartel), School of Rock (hasta enero), Chicago (un mítico de Bob Fosse), The Book of Mormon (la sorpresa de la temporada), Tick, Tick… Boom! (un musical autobiográfico) o We Will Rock You (tercera temporada en cartel con las icónicas canciones de la banda Queen).

Además de todas estas obras que se mantienen en cartel, vuelven «viejos amigos», producciones que, tras sus giras por España, regresan a la capital. Estas son El Tiempo Entre Costuras (basado en el best seller de María Dueñas), Ghost (donde el amor supera los límites de la vida), Los Chicos del Coro (una producción entrañable), Grease (celebrando su 50 Aniversario durante 12 únicas semanas en Madrid) o 50 Sombras (una parodia sin ningún pudor).

Pero esto no es todo, ¡llegan las novedades!
Durante los próximos meses descubriremos los nuevos títulos que llenarán de color las calles de Madrid con sus carteles. Algunos de ellos son Los Pilares de la Tierra (uno de los estrenos más esperados), Friends: The Musical Parody (basado en la emblemática serie de televisión), First Date (una comedia puramente made in Broadway), The Producers (los productores regresan en una nueva creación) o Avenue Q (un musical inspirado en la clásica serie Barrio Sésamo, totalmente para adultos).

El Rey León | Entradas para el musical en Madrid
El Rey León, el Musical

Y no es únicamente Madrid el lugar en el que podemos disfrutar de este género, sino que en otras capitales de diferentes provincias, también existe esta oportunidad.
Si viajamos hasta Barcelona, la capital de Cataluña, podemos disfrutar este año de grandes producciones como La Historia Interminable (descubre el Reino de Fantasia en vivo y en directo), Mar i Cel (un clásico de Dagoll Dagom), Los Chicos del Coro (hasta abril), Alicia en el país dels mòbils (un musical de Marta Buchaca), regresa Priscilla, Reina del Desierto (de nuevo producido por SOM Produce) o Chicago, que se estrenará próximamente.

En otras ciudades españolas también podemos disfrutar de las giras de distintas obras musicales, como La Historia Interminable, Los Chicos del Coro, Una Rubia Muy Legal, School of Rock o El Tiempo Entre Costuras.

La Historia Interminable, El Musical
La Historia Interminable, El Musical

Conoce los 8 Tipos o géneros de Teatro Musical

Toda obra de Teatro Musical tiene en común un libreto o guion con una trama específica, con personajes concretos y una partitura determinada, que combinan en escena la interpretación, la música, el canto y generalmente también la danza, en una misma obra teatral.

En primer lugar debemos de tener en cuenta que el Teatro Musical en sí ya es una variante del Teatro. Por supuesto, dentro del Teatro Musical encontramos los diferentes subgéneros teatrales como son la comedia (The Book of Mormon), el drama (Sonrisas y lágrimas) e incluso la tragedia (Los Miserables). Pero, además de esto, los musicales también pueden diferenciarse por su estilo, formato y construcción.

Los musicales han ido evolucionando a lo largo de más de un siglo, consiguiendo distintos resultados con una gran variedad de estilos y formas. A continuación conoceremos los 8 estilos de musicales que podemos diferenciar, con algunos ejemplos de cada uno de ellos.

1 . Book Musicals

Podrían describirse como los más tradicionales dentro del género de Teatro Musical. Presentan una estructura narrativa clara, con canciones y danza que hacen que la trama del show avance y ayuden al desarrollo de los distintos personajes. Es decir, las canciones forman parte del guion de la obra. Algunos ejemplos que encontramos dentro de este subgénero pueden ser Hamilton, Dear Evan Hansen, Billy Elliot West Side Story.

2 . Jukebox Musicals

Ya estamos más que acostumbrados a ver musicales en los cuáles sus canciones ya existían antes de la creación de los mismos. Estos son los conocidos como Jukebox, es decir, se crea un musical a raíz de las canciones de un músico, cantante o grupo musical ya existente, o incluso la combinación de canciones de distintos artistas. Algunos ejemplos pueden ser Mamma Mía! (con las canciones del grupo ABBA), We Will Rock You (con temas de la banda Queen), Jersey Boys (cuenta la historia de Frankie Valli y The Four Seasons) o también conocidas producciones españolas como el mítico Hoy no me puedo levantar (con canciones de Mecano), A quién le importa (con temas de Fangoria) o el reciente Bailo, Bailo (con música de la diva italiana Raffaella Carrà).

3 . Revue Musicals

Más conocidos en España como «Musicales de Revista», son obras teatrales que presentan distintos números musicales poco conectados entre sí, aunque puedan contener un tema en común. Generalmente prevalecen las piezas y actuaciones ante la trama que, aunque puede existir, pasa a un plano secundario. Este sería el caso de Ain’t Misbehavin’ que celebra la música de Fats Waller y el Renacimiento de Harlem. Un claro ejemplo en nuestro país sería Viva Broadway, que reúne distintos números musicales de diferentes obras, que no tienen conexión entre sí.

4 . Rock Musicals

La principal característica de estos musicales resulta evidente: Su partitura.
La música de este tipo de teatro musical es fundamentalmente rock, con temas que a menudo resultan más atrevidos que en otros géneros. Encontramos claros ejemplos de este grupo, como lo son Rent, Hair, Grease, Spring Awakening, The Rocky Horror Picture Show o el emblemático Jesus Christ Superstar (Jesucristo Superstar).

Duncan Sheik's 'Spring Awakening' comes to O.C. – Orange County Register
Spring Awakening, the Musical

5 . Concept Musicals

Este género de teatro musical, traducido como «musicales conceptuales», construyen su trama a raíz de un concepto central, a menudo con una estructura más experimental, y surgen las distintas escenas en torno a esta trama o idea principal. En estos musicales, la trama de cada escena tiene tanta importancia como la trama principal de la obra. A menudo son musicales que cuestan conectar más con un público masivo, ya que no son tan fáciles de entender o seguir. Un claro ejemplo es el de Company, un musical que explora la complejidad de las relaciones a través de diferentes situaciones. Aquí incluiríamos también otros títulos como Pippin, que se basa en la idea de «querer llegar a ser alguien en la vida o tener una meta» o A Chorus Line, que se desenvuelve en torno a un casting con las dificultades, testimonios, complejos y problemas que tiene cada uno de los artistas que aspiran a ser contratados.

6 . Sung-through Musicals

En estos musicales el diálogo hablado es totalmente reemplazado por canciones (o casi al completo). Es decir, la obra es totalmente cantada. Claros ejemplos de ello son El Fantasma de la Ópera, Los Miserables o In The Heights.

7 . Unsung Story Musicals

Aquí encontramos los musicales en los que las canciones no ayudan a que la trama del musical avance, no cuentan la historia, sino que son simplemente decorativas o forman parte de un concierto de los propios personajes. Algunos ejemplos de este tipo de musicales son Tina (basado en la historia de Tina Turner y que durante el musical, canta las canciones a modo concierto), El Guardaespaldas (donde las canciones de Whitney Houston están integradas en la trama, pero no hacen que esta avance ni ayudan al desarrollo del personaje) o Camp Rock (las canciones forman parte de los conciertos que los protagonistas realizan).

8 . Dance Musicals

Estas son las obras en las que falta uno de los pilares principales del musical: el canto.
Reúnen música, interpretación y danza, pero las canciones no son cantadas. Este género musical es más común encontrarlo en adaptaciones cinematográficas, ya que cuando se presentan en teatros, generalmente suelen incorporar canto también. Algunos ejemplos de este tipo de musical son Billy Elliot, Flashdance, Step Up o Street Dance (en las adaptaciones cinematográficas todas ellas).

Billy Elliot, el musical - DanzaMag
Billy Elliot, el Musical

 

Historia y nacimiento del Teatro Musical

Si hablamos de teatro y música unidos en un mismo espectáculo, podríamos remontarnos a la Antigua Grecia (550 a.C.) donde en la conocida como orchestra se representaba una gran variedad de espectáculos artísticos que incluían danzas, recitados y piezas musicales. Aquí nacieron los tres grandes géneros teatrales conocidos como drama, comedia y tragedia. Pero lógicamente, no podemos afirmar que se representaran obras de teatro musical como tal, pues la narración de las representaciones no está claro que fuera cantada, aunque pudiera incluir canciones y música.

Orígenes del Teatro Musical o Música Teatralizada

Viajamos en el tiempo hasta la década de 1590 d.C., con el nacimiento de la Ópera Italiana en las cortes de Florencia y, con ella, la llegada del género del Teatro Musical. La Ópera reúne elementos como la música, las artes escénicas (danza, ballet e interpretación), decoración, arquitectura escénica, iluminación, efectos especiales, maquillaje y vestuario. Elementos que tienen en común todos los géneros de música teatralizada, donde la acción escénica se armoniza, se canta y tiene acompañamiento instrumental.
Algunos autores afirman que la tragedia griega, los cantos carnavalescos italianos del siglo XIV y los intermedios del siglo V, son precursores del género operístico.

Dafne, de Jacopo Peri (1597), fue la primera composición que se consideró Ópera, tal y como hoy en día la conocemos. Nació de un intento por revivir la tragedia griega clásica ya que, algunos miembros de la conocida como Camerata Florentina, consideraban que las partes corales de las tragedias griegas en su origen fueron cantadas (y posiblemente el texto al completo en sus distintos roles).

Paralelamente surge en España la conocida como Zarzuela, una forma de música teatralizada o género musical escénico, que surgió en el Palacio de la Zarzuela de Madrid. Los primeros autores del género fueron Calderón de la Barca (primer dramaturgo que adopta el término de Zarzuela con la obra conocida como El golfo de las sirenas en 1657) y Lope de Vega con su obra La selva sin amor, una comedia orquestada, «cosa nueva en España» como aseguró el mismísimo Lope.

Así, podemos asegurar que la Ópera Italiana y la Zarzuela Española son los géneros pioneros en Teatro Musical o Música Teatralizada, de las que derivará el actual Musical Americano o Comedia Musical.

Aquí puedes encontrar representaciones actuales de Ópera y Zarzuela.

No obstante, no son los únicos precursores del Teatro Musical. También encontramos el Singspiel Alemán (nacido en el Siglo XVIII) o la Opereta Francesa (surgida en el siglo XIX).
A continuación mostramos algunos de los títulos más icónicos y conocidos de cada género:

  • Ópera: La Traviata, Tosca, La Bohème, Carmen, Rigoletto, Las Bodas de Fígaro o Madame Butterfly
  • Zarzuela: Agua, Azucarillos y Aguardiente, La verbena de la Paloma, La Revoltosa, La Gran Vía, La Corte del Faraón, La del Manojo de Rosas o Luisa Fernanda
  • Singspiel: La Flauta Mágica, La Feria del Pueblo, Romeo and Julie u Oberón
  • Opereta: L’Ours et le pacha, Don Quichotte et Sancho Pança, La Fille de Madame Angot, Ba-ta-clan o Les Cloches de Corneville
Los superfans de "El Fantasma de la Ópera" se despiden del espectáculo más antiguo de Broadway
El Fantasma de la Ópera, el Musical

Historia del Teatro Musical Americano

Conocemos el Musical como una forma de expresión de artes escénicas, que generalmente combina música, canto, danza e interpretación. Suele representarse en grandes escenarios, aunque cada vez es más común encontrar más pequeñas y sencillas producciones de este género teatral. En la actualidad, las principales sedes que trabajan este género a nivel mundial se encuentran en Estados Unidos, Inglaterra, España, Alemania, Argentina, Canadá, Brasil, Australia y México.

Aunque sus orígenes, como hablábamos anteriormente, se encuentran en las distintas variables músico-teatrales (Ópera, Zarzuela, Opereta, Singspiel…), el musical, tal y como lo conocemos hoy en día, nació el 12 de septiembre de 1866 con el estreno de la ópera The Black Crook en Estados Unidos, que surgió al unir una compañía de danza y baile europea con una compañía de teatro. Así, el Teatro Musical surge como un género dirigido a las masas, para un público muy variado. Su estilo permite al espectador seguir perfectamente el hilo de la historia de forma más sencilla que sus géneros antecesores.

El contexto histórico en el que surge este género teatral, está inmerso en una fortísima inmigración que auna distintas culturas en Nueva York (que a menudo ni tan siquiera controlan el inglés). Todos estos diferentes colectivos se convierten rápidamente en un público potencial para el musical, por la sencillez del guion y el atractivo visual que contiene. Así, desde Brodway, la cultura del musical se va extendiendo poco a poco por todo el país. Algunas de las primeras obras que han trascendido a la historia, son A Trip to Chinatown de Percy Gaunt (1891), The Belle of New York de Gustave Kerker (1897) o The Wizard of Oz (El Mago de Oz) de Paul Tietjens (1902).

Por su parte, en Europa comienza a destacar en el género la ciudad de Londres, estrenando en 1893 A Gaiety Girl de Sidney Jones y The Shop Girl de Ivan Caryll un año más tarde. A ambos lados del Océano Atlántico, Nueva York en América y Londres en Europa, se afianza el Género del Teatro Musical en la década de 1910, surgiendo obras como Chu Chin Chow de Frederic Norton, Oh Boy! de Kern, Going Up de Louis Hirsch, Simbad de Romerg o Yes, Uncle! de Nat D. Ayer.

Ya en la década de los años 20, el género se vio claramente influenciado por el vodevil, y el music hall, con coreografías espectaculares y canciones que se popularizaban rápidamente. Aquí nacieron estrellas como Marilyn Miller y Fred Astaire. El musical Show Boat, estrenado en 1927, supuso un punto de inflexión en el género, integrando plenamente por primera vez la música y el libreto, narrando la historia a través de las canciones.

Show Boat' Steams On, Eternally American : NPR
Show Boat, the Musical

La culminación de la revolución artística que supuso Show Boat, llegó en 1943 con el estreno de Oklahoma!, de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, con una trama coherente, canciones que respaldan cuidadosamente el argumento y coreografía que apoya a la trama sin ser un mero desfile de mujeres. Se convirtió en el primer gran éxito de masas de Broadway, recibiendo además un Premio Pulitzer, convirtiéndose en película más tarde. La colaboración de Rodgers y Hammerstein se alargó en el tiempo, regalándonos un amplio repertorio de colección, con algunos de los mejores clásicos del teatro musical como Carousel, Al Sur del Pacífico (South Pacific), El Rey y Yo o el gran mítico y querido Sonrisas y Lágrimas (The Sound of Music).

Estas creaciones afortunadamente estimularon a otros autores, llegando con ello la conocida como Edad de Oro del Musical en Estados Unidos, con títulos como On the Town con libreto de Betty Comden y Adolph Green y música de Leonard Bernstein o Kiss Me, Kate de Cole Porter (basada en La fierecilla domada de Shakespeare).

Grandes éxitos fueron viendo la luz durante la década de los años 50, con títulos como Guys and Dolls de Frank Loesser y Abe Burrows; My Fair Lady de Alan Jay Lerner y Frederick Loewe; La ópera de los tres centavos, obra más longeva del off-Broadway hasta la llegada de Los Fantasticks; West Side Story (el Romeo y Julieta de Nueva York) de Arthur Laurents con música de Leonard Bernstein y letra de Stepehn Sondheim, quienes también sacaron a la luz Gypsy.

Check Out Photos of the Original Broadway Production of Into the Woods on Its Anniversary | Playbill
Into the Woods, the Musical

Más tarde, durante la década de los 60, se conocerían títulos que también pasarían a la historia, como El violinista en el tejado, Hello Dolly, Funny Girl o El hombre de La Mancha.
Dos compositores con un gran impacto en la historia del teatro musical, que destacaron durante esta década fueron Stephen Sondheim y Jerry Herman. A Funny Thing Happened on the Way to the Forum (conocido en España como Golfus de Roma), fue el primer musical con música y letra de Sondheim. Otras obras de este autor que podemos destacar son Anyone Can Whistle, Company, Follies, A Little Night Music, Sweeney Todd, Sunday in the Park with George, Into the Woods o Assassins. Por su parte, Herman nos trajo títulos memorables como Hello, Dolly, La Cage aux Folles (La Jaula de las Locas) o Dear World.
No podemos cerrar esta década sin hablar de Hair, el musical que incluyó el rock por primera vez en su partitura y el desnudo en escena.

Ya en los años 70, tras el gran éxito mencionado de Hair, llegaron más musicales roqueros míticos como Jesucristo Superstar, Godspell, The Rocky Horror Picture Show o Two Gentlemen of Verona. Por otro lado, musicales como Dreamgirls, Purlie, The Wiz o Raisin consiguieron aumentar notablemente el colectivo afrodescendiente en la escena de Broadway. Y llegó A Chorus Line en 1975, calificado por la crítica como «tremendo«, que surgió de grabaciones de ensayos de coristas de las grandes estrellas de Broadway y arrasó en los premios Tony, alzándose además con el Premio Pulitzer.
Por su lado, explorando el nazismo de la Alemania de los años 30, se estrenó Cabaret, con la época de la Ley Seca llegó Chicago y, centrándose en la época de Carlomagno, Stephen Schwartz creó Pippin, estos tres musicales coreografiados por el magistral Bob Fosse.
Destacan también en esta década títulos como Nine, Sweeney Todd, Annie, La calle 42 y las grandes adaptaciones cinematográficas de musicales como El violinista en el tejado, Cabaret o Grease.

Entramos en los años 80, influenciados por los mega-musicales europeos y óperas pop, con grandes elencos, notables efectos especiales y altísimos presupuestos. Llegaron Los Miserables, de los franceses Claude-Michel Schönberg y Alain Boublil, convirtiéndose en el musical internacional de mayor duración en la historia, hasta el momento. Otro gran éxito producido por este equipo fue Miss Saigon. Por su parte, el británico Andrew Lloyd Webber triunfó con Evita, Cats basado en poemoas de T. S. Eliot, Starlight Express realizado sobre patines, El fantasma de la Ópera derivado de la novela de Gaston Leroux o Sunset Boulevard basado en la película homónima.

Theater Review: The musical 'Les Misérables' offers stellar displays and impassioned vocals - Daily Bruin
Les Misérables, the Musical

Con la década de los 90 surgió una nueva generación de compositores como Jason Robert Brown, Michael John LaChiusa o Jonathan Larson quien nos trajo todo un tesoro: Rent, basado en la ópera La Bohème. Además, durante estos años surgieron grandiosas producciones de importantes compañías, destacando en concreto The Walt Disney Company, que comenzó a llevar al teatro algunos de sus clásicos animados como La Bella y La Bestia o El Rey León (el espectáculo más taquillero de la historia musical de Broadway) y otros títulos como Aída, con canciones de Elton John. Otros musicales de gran trascendencia histórica, pero de menor presupuesto, surgieron en los años noventa, como Little Shop of Horrors (la pequeña tienda de los horrores), Falsettoland, Bat Boy: The Musical o Blood Brothers.

El Teatro Musical en el siglo XXI

Si algo está claro en la actual generación de creaciones musicales es que los productores están dispuestos a recuperar lo invertido y, para ello, apuestan por musicales dirigidos a un público masivo.

Aquí comenzamos a conocer títulos novedosos y arriesgados como Avenue Q (inspirado en el programa infantil Sesame Street, pero dedicado a un público adulto), Spring Awakening (El Despertar de la Primavera, basado en el libro homónimo que trata sobre la adolescencia y sus conflictos), In The Heights (trata sobre la inmigración latinoamericana, situada en un barrio de Nueva York), Next to Normal (un musical rock basado en los problemas psicológicos y en cómo afectan al entorno familiar) o American Idiot (inspirado en la ópera rock de la banda Green Day),

Pero otros han preferido asegurar su taquilla con producciones ya probadas en el cine, como The Producers (Los Productores, basado en la película homónima de 1967), Spamalot (inspirado en la película Los caballeros de la mesa cuadrada de los cómicos Monty Phyton), Hairspray (basado en su película estrenada en 1988), Legally Blonde (Una rubia muy legal, también basado en la película homónima), The Color Purple (El color púrpura), Xanadú, Billy Elliot, Mary Poppins, The Little Mermaid (La Sirenita), Tarzán, Aladdin, Spider-Man o Shrek.

No faltan tampoco impresionantes adaptaciones de la literatura, como es el caso de Wicked, un musical que bate récords en taquilla, o La Pimpinela Escarlata.

Wicked en Broadway, Nueva York: todo lo que debes saber sobre el musical - Hellotickets
Wicked, the Musical

 

 

 

Historia del Teatro Musical, Juanjo Pastor.

Pippin, The Musical

The Phantom of the Opera, The Musical (El Fantasma de la Ópera)

Chicago, The Musical

The Beauty and the Beast, The Musical (La Bella y la Bestia)

The Sound of Music, The Musical (Sonrisas y Lágrimas)

Urinetown, The Musical

Rent, The Musical

El Médico, El Musical

Billy Elliot, The Musical

Tarzán, The Musical

Matilda, The Musical

The Addams Family, The Musical (La Familia Adams)

The Full Monty, The Musical

Frozen, The Musical

Malinche, El Musical

The Little Mermaid, The Musical (La Sirenita)

La Historia Interminable, El Musical

The Little Mermaid, The Musical (La Sirenita)

Priscilla, The Musical

Jekyll & Hyde, The Musical

Hairspray, The Musical

Sweeney Todd, The Musical